VW T Cross

Los analistas esperaban hasta hace unos meses un alza de 40%; también influyen la baja del dólar blue y la caída del precio del petróleo. La principal causa de la desaceleración de la inflación es la menor demanda, resultado de la caída en la actividad económica. Foto: Archivo La recesión logró ponerle un techo a la inflación y la mayoría de los analistas privados proyectan que el año cerrará con una suba en torno al 37%, frente al 40% que esperaban hace unos meses, según publica La Nación. A la hora de explicar la desaceleración de los últimos meses, los economistas reconocen el papel que está jugando la tranquilidad que se alcanzó en el mercado cambiario en las últimas semanas y que ya se tradujo en una inédita baja en la cotización del dólar blue, pero aseguran que la principal causa del freno en los aumentos de precios hay que buscarla en el trabajo sucio que están jugando la recesión y la caída de la demanda. "La inflación inercial comienza a registrar bajas, lo que para el Gobierno representa una victoria pírrica, fruto de la caída en la actividad y del atraso cambiario y tarifario", señaló Eduardo Levy Yeyati, que ratificó para todo 2014 una inflación del 37 por ciento. Según las proyecciones de los analistas privados, después de un noviembre con la menor inflación del año -por primera vez en 2014 el incremento promedio se ubicó por debajo del 2 por ciento mensual-, diciembre también cerrará con un panorama relativamente tranquilo. La mayoría de las mediciones indican que apenas se superará el 2 por ciento, lo que implica una relativa buena noticia tomando en cuenta que diciembre históricamente es, junto con enero, uno de los dos meses con mayor inflación del año. "Nuestra proyección es que diciembre cerrará con una suba en torno al 2 por ciento, con lo cual el año estaría cerrando en 38,5 por ciento. Esto implica una desaceleración marcada, pero tampoco para festejar. Una inflación del 38 por ciento sigue siendo una barbaridad", explicó el economista Camilo Tiscornia. Los analistas privados además destacan el papel que está volviendo a tener el tipo de cambio como un ancla para la inflación, con la consiguiente amenaza que implica en el largo plazo mantener "pisado" el precio del dólar mientras los costos en pesos siguen subiendo. "Hasta ahora diciembre se perfila con una suba apenas por encima del 2 por ciento, y si termina así el año cerrará con una inflación del 38 por ciento, frente al pico del 41 por ciento anual que se había registrado en octubre. Igualmente, no hay que perder de vista que esta desaceleración depende de la evollución del tipo de cambio y el congelamiento de las tarifas, que a largo plazo parecen insostenibles", señaló Carlos Melconian. El economista del estudio M&S además precisa que la desaceleración también se explica porque la comparación interanual de los últimos meses empieza a hacerse contra meses de alta inflación, como fueron los del último trimestre de 2013. "Se está dando el panorama inverso al del año pasado, que había comenzado con una inflación baja y se fue acelerando a medida que pasaban los meses. Ahora es al revés. El 2014 comenzó con una inflación muy alta y después fue bajando", sostiene Melconian.

Contacto Comercial

CONTACTO COMERCIAL
Arcor A espanol Negro
portsaid
lageneratriz
HWF