La decisión de la AFIP da forma a una exigencia reglamentaria prevista desde fines de 2018, y está en línea con los estándares internacionales en materia de precios de transparencia.